Feng shui. La armonía en la decoración de tu casa

Cocina con decoración feng shui

Siempre que por tu cabeza pase la idea de cambiar la decoración de tu casa, debes considerar ciertos aspectos importantes. Uno de esos aspectos es la armonía de todos los elementos. Todas las personas que tienen esa idea clara saben que la base se encuentra en la filosofía feng shui.

La folosofía feng shui

El término feng shui proviene de la cultura china y significa casi literalmente viento y agua.

Se trata de una filosofía que se basa en la creencia de que existe una especie de aliento vital que se ve alterado por la disposición del espacio y su forma. De ahí la importancia en esta filosofía de las orientaciones y los puntos cardinales; así como los cambiois temporales. Con ello se consigue una ocupació armónica del espacio.

Por tanto, la decoración feng shui transmitirá para tu casa y para las personas que conviven dentro de ella, prosperidad y paz a través de la armonía del espacio.

Este conocimiento tiene origen en la cultura china. Con el tiempo, esta tradición se ha ido adoptando en el resto de culturas y ha ganado muchos adeptos alrededor del mundo.

Esta forma de entender los espacios ha sido tan aceptada en el interiorismo y la decoración, que llega un momento en el que se llegan a dejar de lado los gustos personales a la hora de decorar las estancias personales como un hogar.

La decoración feng shui en tu hogar

Pues bien, esta concepción armónica de los espacios va a tener un efecto determinado en la decoración de una casa. A grandes rasgos, la clave se encuentra en hacer uso de los cinco elementos de la naturaleza para llegar a ese equilibrio armónico del que estamos hablando. De esa manera, la energía positiva fluirá por tu hogar en armonía.

La decoración feng shui se va a manifestar en una seria de pautas o actitudes a la hora de acometer el diseño de un interior. En gran medida será importante la disposición de los espacios o los muebles elegidos. El papel del decorador es muy importante en este sentido. No obstante, la vida desarrollada en esas estancias será una de las claves para encontrar esa armonía. A continuación citamos algunas de las pautas o aspectos a tener en cuenta en el interior de una vivienda.

ás cerca de alcanzar ese equilibrio:

  • Mantener limpio el hogar y libre de cosas que no utilizas puede ser una de las claves. Es fundamental deshacerse de lo que no se necesita.
  • Puedes añadir a tu decoración el elemento de la naturaleza que fluye por excelencia, el agua. Hay m,ultiples maneras de hacerlo.
  • La entrada a una asa es una pieza importante de para encontrarnos este equilibrio. Por tanto para una decoración feng shui ideal deberemos tener en cuenta el recibidor. Se trata de la parte de la casa que nos da la bienvenida. Ese mensaje debe quedar claro en tu decoración.
  • Suavizar las esquinas y orientar las líneas rectas de los muebles hacia lugares donde no se encuentren las personas
  • Utilizar plantas en la decoración y otros elementos naturales como la madera te ayudará a encontrar la armonía de la decoración feng shui.

No obstante, bien se trate de una decoración feng shui estricta, o una en la que esta filosofía esté presente en algunos detalles, en Buraglia te podemos ofrecer el mejor asesoramiento. Con ello podrás encontrar el equilibrio perfecto para tener una decoración feng shui, que no rompa con tus propios gustos. Piensa que quizás ahí está la clave de esa armonía. Puede que llegar a la perfección no sea tarea imposible. Por ello, el equipo de Estudio Buraglia está esperando a aplicar sus ideas en tu hogar. Todas y cada una de las personas que forman el equipo colaboran para llegar a ese equilibrio deseado. Los años de experiencia decorando interiores y conociendo la experiencia de las personas que los habitan sirven para ofrecerte el mejor asesoramiento en equilibrio personas-estancias.

Incorporar la filosofía feng shui en la decoración de tu casa, puede hacer que varíen algunas de las ideas que tenías previstas en un principio. Sin embargo, no es algo malo, ya que puede abrirte la mente a nuevas posibilidades que no te hubieras imaginado.